Amigos por correo electrónico en Sudáfrica

Internet del Dinero

2020.10.01 20:53 polosv Internet del Dinero

Internet del dinero
Josué Aquino – AB15002
El dinero, en sí mismo, no tiene valor real; puede ser una concha, una moneda de metal o un trozo de papel. Su valor es simbólico; transmite la importancia que la gente le da. El dinero deriva su valor en virtud de sus funciones: como medio de cambio, unidad de medida y depósito de riqueza.
El dinero permite que las personas intercambien bienes y servicios de manera indirecta, ayuda a comunicar el precio de los bienes (los precios escritos en dólares y centavos corresponden a una cantidad numérica en su posesión, es decir, en su bolsillo, bolso o billetera) y les brinda a las personas un forma de almacenar su riqueza a largo plazo.
El dinero es valioso simplemente porque todos saben que será aceptado como forma de pago. Sin embargo, a lo largo de la historia, tanto el uso como la forma del dinero han evolucionado.
Si bien la mayoría de las veces, los términos "dinero" y "moneda" se usan indistintamente, hay varias teorías que sugieren que estos términos no son idénticos. Según algunas teorías, el dinero es inherentemente un concepto intangible, mientras que la moneda es la manifestación física (tangible) del concepto intangible de dinero.
Por extensión, según esta teoría, el dinero no se puede tocar ni oler. La forma básica de dinero son los números; hoy en día, la forma básica de moneda son los billetes de papel, las monedas o las tarjetas de plástico (por ejemplo, tarjetas de crédito o débito). Si bien esta distinción entre dinero y moneda es importante en algunos contextos, para propósitos de este ensayo los terminos se utilizarán sin distinción.
El dinero, de alguna manera, ha sido parte de la historia de la humanidad durante al menos los últimos 3000 años. Antes de ese momento, los historiadores generalmente están de acuerdo en que probablemente se utilizó un sistema de trueque.
El trueque es un comercio directo de bienes y servicios; por ejemplo, un agricultor puede cambiar una fanega de trigo por un par de zapatos de un zapatero. Sin embargo, estos arreglos llevan tiempo. Si está intercambiando un hacha como parte de un acuerdo en el que se supone que la otra parte debe matar a un mamut lanudo, debe encontrar a alguien que piense que un hacha es un comercio justo por tener que enfrentarse a los colmillos de 12 pies de un mamut. Si esto no funciona, tendrá que modificar el trato hasta que alguien esté de acuerdo con los términos.
Lentamente, se desarrolló a lo largo de los siglos un tipo de moneda, que involucra artículos de fácil comercio como pieles de animales, sal y armas. Estos bienes comercializados sirvieron como medio de intercambio (aunque el valor de cada uno de estos artículos todavía era negociable en muchos casos). Este sistema de comercio se extendió por todo el mundo y todavía sobrevive hoy en algunas partes del mundo.
Uno de los mayores logros de la introducción del dinero fue el aumento de la velocidad a la que se podían realizar negocios, ya fuera matanza de mamuts o construcción de monumentos.
Alrededor del 700 a. C., los chinos pasaron de las monedas al papel moneda. Algunas partes de Europa todavía usaban monedas de metal como su única forma de moneda hasta el siglo XVI. Esto fue ayudado por sus esfuerzos coloniales; la adquisición de nuevos territorios a través de la conquista europea les proporcionó nuevas fuentes de metales preciosos y les permitió seguir acuñando una mayor cantidad de monedas.
Sin embargo, los bancos finalmente comenzaron a usar billetes de papel al rededor del siglo 16 para que los depositantes y prestatarios los llevaran en lugar de monedas de metal. Estos billetes pueden llevarse al banco en cualquier momento y cambiarse por su valor nominal en monedas de metal, generalmente plata u oro. El primer papel moneda emitido por gobiernos europeos fue en realidad emitido por gobiernos coloniales en América del Norte. Debido a que los envíos entre Europa y las colonias de América del Norte tomaban tanto tiempo, los colonos a menudo se quedaban sin efectivo a medida que se expandían las operaciones. En lugar de volver a un sistema de trueque, los gobiernos coloniales emitieron pagarés que se negociaban como moneda. La primera instancia fue en Canadá (entonces colonia francesa). En 1685, los soldados recibieron naipes denominados y firmados por el gobernador para usarlos como efectivo en lugar de monedas de Francia.
La competencia entre países a menudo conducía a guerras de divisas, en las que los países competidores intentaban cambiar el valor de la moneda de la competencia elevándola y encareciendo demasiado los bienes del enemigo, reduciéndola y reduciendo el poder adquisitivo del enemigo (y la capacidad de pago). para una guerra), o eliminando la moneda por completo.
Pagos móviles
El siglo XXI ha dado lugar a dos formas novedosas de moneda: los pagos móviles y la moneda virtual. Los pagos móviles son dinero que se paga por un producto o servicio a través de un dispositivo electrónico portátil, como un teléfono celular, un teléfono inteligente o una tableta. La tecnología de pago móvil también se puede utilizar para enviar dinero a amigos o familiares. Cada vez más, servicios como Apple Pay y Google Pay están compitiendo para que los minoristas acepten sus plataformas para pagos en el punto de venta.
Moneda virtual
Como todos saben, Bitcoin es muy popular hoy en día, pero este no era el caso en el pasado. Su inicio se remonta a 2008. El dominio Bitcoin.org fue registrado ese año por un precursor anónimo. Así empezó todo y pasado un tiempo la entidad conocida como Satoshi Nakamoto hizo historia.
Más tarde ese mismo año, el 31 de octubre se publicó el libro blanco de Bitcoin llamado “Bitcoin-A peer-to-peer electronic cash system”. En noviembre, el documento se distribuyó a través de una lista de correo. El año que viene, el 3 de enero, Nakamoto, crea el bloque fundador de la cadena de bloques de Bitcoin llamado Genesis Block.
El Genesis Block viene con 50 BTC que no se pueden gastar y generó la creación de otros bloques. Se tarda un promedio de 10 minutos en crear nuevos bloques. Sin embargo, se necesitaron 6 días para agregar el siguiente bloque a la cadena de bloques. Varias teorías explican por qué fue así. El más interesante afirma que Satoshi esperó 6 días para imitar el Génesis en la Biblia.
La primera transacción de Bitcoin se realizó el 22 de mayo de 2010. Laszlo Hanyecz, uno de los contribuyentes al proyecto, compró 2 pizzas de Papa John's por 10,000 BTC. Esta transacción fue el hito del fenómeno Bitcoin que conocemos hoy.
¿Cómo funciona una transacción en la red BTC?
Supongamos que una persona A le quiere enviar bitcoins a una persona B. Por lo general, una transacción en la red BTC consiste de tres elementos: Una entrada, una cantidad y una salida. Por entrada se entiende el registro de la dirección BTC de la cual la persona A le mandará dinero a la persona B, tenemos también la cantidad de BTC que la persona A le quiere mandar a la persona B y finalmente la salida, es decir, la llave pública de la persona B, conocida comúnmente como “dirección bictoin”.
El envío de BTC requiere tener acceso a las claves públicas y privadas asociadas con esa cantidad de bitcoin. Cuando se habla de alguien que tiene bitcoins, lo que realmente se quiere decir es que esa persona tiene acceso a un par de claves compuesto por:
Las claves públicas, también llamadas direcciones de bitcoin, son secuencias aleatorias de letras y números que funcionan de manera similar a una dirección de correo electrónico o al nombre de usuario de un sitio de redes sociales. Son públicos, por lo que está seguro de compartirlos con otros. De hecho, se debe dar la dirección de Bitcoin a otras personas cuando se quiera recibir BTC. La clave privada es otra secuencia de letras y números. Sin embargo, las claves privadas, como las contraseñas de correo electrónico u otras cuentas, deben mantenerse en secreto.
Todas las transacciones de Bitcoin deben ser verificadas por mineros en la cadena de bloques. Los mineros no extraen transacciones; extraen bloques que son colecciones de transacciones. A veces, la transacción se deja fuera del bloque actual y se pone en espera hasta que se ensambla la siguiente. El protocolo Bitcoin ajusta dinámicamente los requisitos para que cada bloque tarde aproximadamente 10 minutos en extraerse. Otra razón para los tiempos de confirmación prolongados es que los bloques están limitados a 1 MB por el protocolo Bitcoin actual. Este límite arbitrario puede incrementarse pero por el momento limita la cantidad de transacciones que pueden ingresar a un bloque, lo que ralentiza efectivamente los tiempos de confirmación y, por extensión, toda la red Bitcoin.
La principal ventaja de usar Bitcoin es que es tanto dinero digital como red de pago. El block chain de Bitcoin no puede funcionar sin BTC y viceversa. Tal sistema puede operar sin intermediarios, funcionarios gubernamentales, economistas monetarios y otros intermediarios o reguladores. Básicamente, Bitcoin es la primera implementación exitosa de efectivo global peer-to-peer que permite a todos almacenar e intercambiar valor con otros, sin importar quién o dónde se encuentren.
Sin embargo, Bitcoin tiene supervisión regulatoria y la conveniencia de los instrumentos financieros tradicionales. El precio de Bitcoin es bastante volátil y es poco probable que cambie en el corto plazo. Además, la red aún se está desarrollando y no coincide con la eficiencia y facilidad de uso que ofrecen los bancos y los servicios financieros relacionados.
La banca y el acceso a ella
Por siglos, la banca ha servido como una herramienta económica poderosa para poder avanzar como sociedad, la cual servia y sirve para proveer servicios financieros. La herramienta que sirvió historicamente como avance de la sociedad se puede percibir como cada vez menos útil, con el avance de tecnologías y al mismo tiempo con el cambio de perspectiva por los dueños y líderes a nivel mundial.
Según la Reserva Federal de los Estados Unidos, la mayoría de personas con las que no cuentan con servicios bancarios son más fácilmente encontrados en los grupos de menor ingresos, menor educación o que son de un grupo racial o étnico minoritario. En países como Camerún, para abrir una cuenta bancaria son requeridos más de 700 dólares, una cifra mucho mayor al PIB per cápita de ese país. En contraste, en paises como Sudáfrica o Suazilandia no tienen montos mínimos para abrir una cuenta.
La tecnología de la información cambia rápidamente día a día. Ha llevado al desarrollo de servicios más flexibles para el cliente. El rápido crecimiento de usuarios y la cobertura más amplia de las redes de telefonía móvil han convertido a este canal en una plataforma importante para extender los servicios bancarios a los clientes. Con el rápido crecimiento en el número de suscriptores de teléfonos móviles, los bancos han estado explorando la viabilidad de utilizar teléfonos móviles como un canal alternativo de prestación de servicios bancarios.
El surgimiento de nuevas tecnologías, además del alza de monedas como Bitcoin, dan lugar a un mayor acceso a servicios financieros por parte de sectores que han sido vistos de menos históricamente. Para crear una billetera (wallet) Bitcoin, no tiene coste alguno y la minería hace posible el aprovechamiento de los recursos tecnológicos con el cual alguna persona pueda contar, aunque posiblemente con el auge de la minería no se llege a generar mucho.
Privacidad en la red BTC
“¿Qué pasaría si cada vez que gasta o recibe efectivo, todos los detalles de la transacción se publican en su cuenta de Twitter o Facebook para que todos sus amigos los vean? Probablemente ya no desee utilizar efectivo.”
Bitcoin no es completamente anónimo ni completamente transparente. El enigma de la privacidad de Bitcoin existe en un área gris donde el desenmascaramiento de la actividad financiera de un usuario depende en última instancia de las capacidades de la persona que quiera obtener dicha información y la sofisticación del usuario y su elección de herramientas. No existe una solución de privacidad perfecta para ninguna actividad en Internet y, en muchos casos, las opciones conscientes de la privacidad conllevan compensaciones tanto en el costo como en la facilidad de uso cuando no existe una solución única para todos. Además, la privacidad nunca es algo estático, sino que evoluciona continuamente y en respuesta a la batalla entre quienes crean herramientas para proteger la privacidad y quienes crean herramientas para destruirla.
El protocolo de Bitcoin en sí mismo evoluciona con el tiempo, lo que puede provocar cambios drásticos en sus propiedades de privacidad. Los cambios en el protocolo central rara vez son opciones simples entre la privacidad y la transparencia por sí solas, pero a menudo vienen acompañadas de cambios en la seguridad, escalabilidad y compatibilidad con versiones anteriores del software. Históricamente, la tendencia y el espíritu dentro de la comunidad de Bitcoin siempre ha favorecido la privacidad sobre la transparencia, pero de manera más conservadora en comparación con otras criptomonedas donde la privacidad es el enfoque principal.
Como resultado, los activistas o periodistas que están considerando usar bitcoin para escapar de las miradas indiscretas de un gobierno autoritario o una corporación deben comprender qué tipo de rastros dejan cuando lo usan y si la naturaleza de privacidad de bitcoin es suficiente para su necesidades. Sin embargo, lograr esta comprensión requiere cierto esfuerzo.
Conclusiones
En el avance de la sociedad se puede observar también el avance de los mecanismos para poder mantener un control de los recursos, ya sea en forma de un cambio directo (trueque) o con la entrada de dinero que puede representar cantidades de algún recurso necesario. El dinero no es nada más que números, es una abstracción y es como un juego de confianza a gran escala. Hoy en día sigue avanzando gracias a la contribución de criptomonedas y de un mayor acceso a servicios financieros por parte de personas que antes se les negaba dicho acceso, o más bien, no entraban en los requisitos. Bitcoin ha llegado a romper el esquema antiguo de banca y a revolucionar la forma como hacemos negocios.
submitted by polosv to u/polosv [link] [comments]


2016.05.22 00:34 ShaunaDorothy Mumia es inocente - ¡Libertad a Mumia Abu-Jamal! ¡Abolir la racista pena de muerte! ( 25 de enero de 2006)

https://archive.is/Td03V
Mumia es inocente
¡Libertad a Mumia Abu-Jamal!
¡Abolir la racista pena de muerte!
Mumia Abu-Jamal ha estado en la antesala de la muerte por casi 24 años, falsamente condenado por asesinar a Daniel Faulkner, un oficial de policía de Filadelfia. Todos los elementos del sistema de “justicia” capitalista conspiraron para incriminar falsamente a este antiguo miembro del Partido Pantera Negra y partidario de MOVE porque fue un elocuente y desafiante portavoz de los oprimidos. Su condena se basó en testimonios mentirosos, arrancados por los policías, sin un ápice de evidencia física. Un estenógrafo escuchó al juez de su juicio, Albert Sabo —conocido como el “Rey de la antesala de la muerte”—, decir “Les voy a ayudar a freír al n----r [epíteto racista en inglés remanente de la esclavitud]”. Manipulando al jurado para excluir a personas negras, la fiscalía inflamó a los miembros del jurado con la mentira grotesca de que la membresía de Mumia en los panteras, cuando era adolescente, demostraba que estaba comprometido a asesinar a un policía “ya en ese entonces”. La condena se aseguró con argumentos de que el jurado podía desechar cualquier duda acerca de la culpabilidad de Mumia, ya que él podría presentar “apelación tras apelación”.
El estado está tan determinado como siempre a ejecutar a Mumia, un hombre inocente. Durante casi dos décadas de apelaciones, todos y cada uno de los tribunales han rechazado la gran cantidad de evidencia documentada de la descarada incriminación falsa de Mumia. Durante más de cuatro años, los tribunales del estado de Pennsylvania, así como los federales, se han negado a considerar siquiera la confesión jurada de Arnold Beverly de que él, y no Mumia, disparó y mató a Faulkner.
La lucha por liberar a Mumia ha alcanzado una coyuntura crítica. En diciembre, el tribunal federal de apelaciones puso el caso de Mumia en “fast track” para su decisión. Tanto Mumia como los fiscales están apelando las decisiones hechas en 2001 por William Yohn, el juez de Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, quien revocó la sentencia de muerte pero mantuvo todos los aspectos de la embustera condena de Mumia. En poco tiempo, incluso en tan sólo seis meses, el tribunal podría decidir qué sigue para Mumia: la muerte, la vida en prisión o más procedimientos legales.
La ejecución de Stanley Tookie Williams por el estado de California en diciembre arroja una sombra ominosa. El linchamiento legal de Williams, que provocó una protesta nacional e internacionalmente, señaló la determinación de los gobernantes capitalistas estadounidenses de fortalecer su maquinaria letal, frente a la creciente reticencia de la población acerca de cómo se aplica la pena de muerte. Mumia Abu-Jamal, el principal prisionero político de Estados Unidos, es el blanco número uno de los verdugos. Arnold Schwarzenegger, el gobernador de California, dejó esto en claro cuando, al negar la clemencia para Williams, citó el hecho de que el libro de Williams de 1998, Life in Prison [La vida en prisión] estaba dedicado a Mumia Abu-Jamal, entre otros.
El caso de Mumia demuestra de qué se trata la racista pena de muerte. Es la cuerda de linchamiento legalizada, el arma máxima en el arsenal represivo gubernamental apuntada contra la clase obrera y los oprimidos. La pena de muerte, un legado de la esclavitud, se mantiene en una sociedad en la que la segregación de la mayoría de la población negra se emplea como una cuña para dividir a las masas trabajadoras y perpetuar el dominio rapaz del capital. La brutalidad asesina del racista sistema capitalista se exhibió ante todos cuando se dejó morir a miles de personas, en su mayoría negros y pobres, en Nueva Orleáns después del huracán Katrina.
La apelación de Mumia se realiza en el contexto de la declaración del gobierno de su “derecho” a desaparecer, torturar e incluso asesinar a quienes perciba como oponentes, y a espiar e intervenir los teléfonos de cualquiera y de todos. En nombre de la “guerra contra el terrorismo”, la administración de Bush, con apoyo del Partido Demócrata, está triturando los derechos ganados mediante tumultuosas batallas de clase y sociales. El propósito es atemorizar y silenciar a cualquiera que pueda atravesarse en el camino de la implacable ofensiva de los gobernantes capitalistas por la obtención de ganancias y sus aventuras imperialistas, como la ocupación colonial de Irak.
Conforme el caso de Mumia pasa por sus etapas finales de procedimientos legales, la lucha por su libertad se plantea urgentemente. El Partisan Defense Committee [Comité de Defensa Clasista] —una organización de defensa legal y social clasista asociada con la Spartacist League/U.S.— está a favor de intentar cualquier posibilidad legal para Mumia, al tiempo que no deposita ninguna fe en la “justicia” de los tribunales capitalistas. Mediante la publicidad y la acción, hemos luchado para movilizar a las fuerzas sociales más amplias, centradas en el movimiento obrero, para exigir la libertad de Mumia y la abolición de la racista pena de muerte. Mientras Mumia enfrentaba la ejecución en agosto de 1995, un flujo masivo de protesta, nacional e internacionalmente —desde organizaciones de libertades civiles y jefes de estado tales como Nelson Mandela de Sudáfrica hasta sindicatos que representan a millones de obreros—, tuvo éxito en detener la mano del verdugo.
Hoy, la situación es más difícil. Sin embargo, si se lleva a cabo mediante una movilización basada en el poder social de la clase obrera, la lucha por la libertad de Mumia sería un paso gigantesco hacia delante en la defensa de todos nosotros contra los cada vez más depravados y perversos gobernantes de este país.
Anatomía de un embuste
Ante los ojos del estado capitalista, desde el tiempo en el que Mumia era un portavoz de 15 años del Partido Pantera Negra, en Filadelfia en 1969, él era un hombre muerto con licencia. J. Edgar Hoover, el entonces director del FBI, dijo: “Se debe hacer entender a la juventud y los moderados negros que, si sucumben a las enseñanzas revolucionarias, serán revolucionarios muertos.” Esta política se llevó a cabo tanto bajo el gobierno Demócrata de Lyndon Johnson y Ramsey Clark, su fiscal general, como bajo el gobierno Republicano de Nixon. Bajo el programa de “contrainteligencia” del FBI conocido como COINTELPRO, fueron asesinados 38 panteras y cientos más incriminados falsamente y enviados a la cárcel.
Las 900 páginas de los archivos del FBI que el PDC pudo obtener a nombre de Mumia, aunque fueron muy expurgados, dejan claro que el FBI y los policías utilizaron cualquier “truco sucio” en su misión para atraparlo. Se registró cada uno de sus movimientos y su nombre se puso en el Índice de Seguridad del FBI, la versión de la década de 1960 de una lista de “terroristas” a eliminar. Aun con la desaparición de los panteras, el estado no desistió de su venganza contra Mumia. La defensa apasionada de los derechos de los negros por parte de Mumia, un periodista conocido como “la voz de los sin voz”, continuó encolerizándolos. Los policías de Filadelfia se enfurecieron particularmente por sus reportajes que simpatizaban con la organización MOVE, la cual fue víctima de una ofensiva de terror estatal.
Mumia fue blanco de asesinato por sus creencias políticas, por lo que escribió, por lo que dijo. En las primeras horas del 9 de diciembre de 1981, en la esquina de las calles 13ª y Locust, en Filadelfia, los policías finalmente vieron su oportunidad. Esa noche, Mumia conducía un taxi por el área. Escuchó disparos. Vio a personas que corrían, vio a su propio hermano y salió de su taxi para ayudarlo. Minutos después, una bala hirió a Mumia gravemente en el pecho. Cerca, Daniel Faulkner, un oficial de policía, yacía herido. Los policías encontraron la oportunidad que tanto habían esperado y la tomaron, incriminando falsamente a Mumia como un “asesino de policías”.
El caso de la fiscalía tenía tres ejes, todos basados en mentiras: el testimonio de un “testigo presencial”, coaccionado mediante favores y terror; una “confesión” supuestamente hecha por Mumia la noche del tiroteo, que es un engaño tan descarado que no salió a la superficie hasta meses más tarde; y “evidencia” inexistente de balística. En 2001, este embuste voló totalmente en pedazos con la confesión de Arnold Beverly de que él fue el hombre que disparó contra Faulkner. En una declaración jurada, impresa en el folleto del PDC Mumia Abu-Jamal Is an Innocent Man! [¡Mumia Abu-Jamal es inocente!], Beverly declaró:
“Me contrataron junto con otro tipo y me pagaron por disparar y matar a Faulkner. Yo había escuchado que Faulkner era un problema para la mafia y los policías corruptos, porque interfería con la corrupción y los pagos hechos para permitir sin procesamiento la actividad ilegal, incluyendo la prostitución, las apuestas y las drogas en el área del centro de la ciudad.
“Se le disparó a Faulkner en la espalda y luego en la cara, antes de que Jamal llegara a la escena. Jamal no tuvo nada que ver con el tiroteo.”
Además, Beverly declaró que hubo un segundo tirador, quien también huyó de la escena. Esto está apoyado por una declaración jurada de Billy Cook, el hermano de Mumia, quien testificó que su amigo Kenneth Freeman era un pasajero en el VW de Cook en la 13ª y Locust esa noche. Freeman admitió después ante Cook que él era parte del plan para asesinar a Faulkner y había participado en el tiroteo y luego huido de la escena. Además, esto está corroborado por el testimonio de William Singletary, un testigo en la escena, quien dijo que vio a un pasajero salir del VW de Cook, dispararle a Faulkner y luego huir de la escena.
Cuando menos media docena de testigos que estaban en la escena la noche del tiroteo vieron, desde distintos puntos, a uno o más hombres negros huir. Las comunicaciones urgentes de las patrullas policiacas, justo después del tiroteo, reportaron que los tiradores habían huido con la pistola de Faulkner. Cinco testigos, incluyendo dos policías, dijeron que el tirador llevaba una chamarra militar verde, que tanto Beverly como Freeman llevaban esa noche. Mumia llevaba puesta una chamarra de esquí acolchada roja con anchas rayas verticales azules. No hay chamarra verde en la evidencia policiaca.
Beverly dijo que a Mumia le dispararon los policías en la escena. Esto lo confirma nada menos que la oficina del examinador médico estatal, cuyo registro, escrito la misma mañana del tiroteo, cita a un oficial de homicidios que dijo que a Mumia le dispararon “refuerzos policiacos que llegaban”, no Faulkner. Otros testigos han corroborado el testimonio de Beverly de que había policías encubiertos y uniformados en las cercanías cuando ocurrió el tiroteo, lo cual Beverly supuso significaba que estaban incluidos en el plan para asesinar a Faulkner. Marcus Cannon, un testigo, vio a dos policías encubiertos en la calle frente al tiroteo. William Singletary también vio a los “camisas blancas” (supervisores policiacos) en la escena justo después de los disparos.
La fiscalía desecha la idea de que los policías pudieran matar a uno de los suyos como una invención ridícula. Haciendo a un lado el que Beverly haya pasado dos pruebas de detector de mentiras, su recuento concuerda con el hecho de que cuando asesinaron a Faulkner en 1981 estaban en curso cuando menos tres investigaciones federales de corrupción policiaca en Filadelfia, incluyendo conexiones policiacas con la mafia. Policías que trabajaban como informantes del FBI fueron eliminados a principios de la década de 1980. Un otrora fiscal federal reconoció que los federales tenían un policía informante cuyo hermano era un policía, tal como Faulkner tenía un hermano que era policía.
Una declaración jurada de Donald Hersing, un antiguo informante en una investigación del FBI acerca de corrupción policiaca, confirma que, en el tiempo del tiroteo de Faulkner, se decía que los federales tenían un informante en la fuerza policiaca. El oficial al mando de la División Central de Policía, donde ocurrió el asesinato de Faulkner, el jefe de la División de Homicidios de la policía y Alfonzo Giordano, el oficial de más alto rango en la escena del asesinato de Faulkner, estaban todos bajo investigación en ese entonces por cargos federales de corrupción. Estos policías fueron, literalmente, la cadena de mando en la falsa incriminación de Mumia Abu-Jamal.
Giordano había sido la mano derecha de Frank Rizzo, el notoriamente racista jefe de policía y después alcalde de Filadelfia. Desde 1966 hasta 1970, Giordano estuvo a cargo del escuadrón de policía “de vigilancia”, que dirigió el asalto policiaco al cuartel general de los panteras negras en 1970. También fue el supervisor del sitio policiaco de 15 meses a la casa de MOVE en Powelton Village en 1977-78, que resultó en el encarcelamiento de nueve miembros de MOVE bajo cargos embusteros de haber asesinado a un policía. Giordano sabía exactamente quién era Mumia. Siendo el oficial con mayor antigüedad en la escena, Giordano tuvo tanto el motivo como la oportunidad de incriminar falsamente a Mumia por el asesinato de Faulkner.
Giordano originó la afirmación de que la pistola de Mumia —la supuesta arma homicida— estaba junto a él en la calle. Sin embargo, según informes policiacos de radio, los policías seguían buscando el arma unos catorce minutos después de que hordas de policías llegaran a la escena. Giordano arregló que el taxista Robert Chobert, quien se convirtió en un testigo de la fiscalía, identificara a Mumia. Giordano fue el testigo central de la fiscalía en la audiencia previa al juicio de Mumia. Sin embargo, nunca se le llamó como testigo en el juicio de Mumia. Poco antes del juicio, se le asignó un trabajo de oficina. Un día hábil después de que Mumia fuera declarado culpable, Giordano renunció a la policía. En 1986, enfrentando cargos federales basados en que recibió decenas de miles de dólares en pagos ilegales entre 1979 y 1980, Giordano llegó a un arreglo. No pasó ni un día en la cárcel.
La red de mentiras de la fiscalía
La historia de la fiscalía es que dos personas estaban en la esquina de la 13ª y Locust, donde se le disparó a Faulkner: Billy Cook, el hermano de Mumia, y Faulkner. La fiscalía afirma que Mumia cruzó la calle corriendo cuando vio que Faulkner estaba golpeando a su hermano. Según la policía y los fiscales, Mumia le disparó al policía en la espalda, el policía le disparó a Mumia y entonces Mumia se paró encima del policía caído y le disparó al “estilo ejecución” varias veces en la cabeza. Incluso un examen cuidadoso de la propia evidencia de los policías y de los fiscales muestra la mentira de este escenario. Una mirada a los “tres ejes” del caso de la fiscalía proporciona no sólo la confirmación desnuda de la inocencia de Mumia, sino una clara corroboración del testimonio de Beverly.
Los testigos de la fiscalía: aun con amenazas y favores de la policía y de la fiscalía en la época del juicio de 1982, ningún testigo testificó haber visto que Mumia le disparara, de hecho, a Faulkner. Sólo uno, Cynthia White, la testigo estrella de la fiscalía, testificó que pensó haber visto un arma en la mano de Mumia cuando cruzó la calle. White, una prostituta que trabajaba en el área, afirmó haber presenciado los eventos desde la esquina sudeste de la 13ª y Locust. Sin embargo, los otros dos testigos de la fiscalía, así como dos testigos de la defensa, que conocían a White, ¡negaron todos que ella estuviera en la escena durante el tiroteo! Otras prostitutas testificaron en audiencias subsecuentes ante el tribunal que la policía alternadamente hacía favores y amenazaba a White para poder extraer su testimonio.
En lo que respecta a Robert Chobert, primero le dijo a la policía que el tirador “huyó”. Después de más interrogatorios cambió su versión, afirmando que Mumia se paró sobre Faulkner mientras se hacían los disparos y que nadie huyó. La fiscalía otorgó favores a Chobert, un taxista que usaba una licencia suspendida mientras estaba a prueba por un delito mayor de incendio premeditado, a cambio de su testimonio. Después admitió que él nunca vio el tiroteo. El tercer testigo del estado era Michael Scanlan. Inicialmente identificó a Mumia como el conductor del VW, pero luego afirmó que el tirador cruzó la calle Locust corriendo, lo cual Beverly admitió haber hecho. También admitió que no sabía si Mumia era el hombre que vio.
Balística y medicina forense: la fiscalía afirmó que la evidencia balística era “consistente” con que la pistola de Mumia era el arma homicida, incluso cuando admitió que la “consistencia” se aplicaba a millones de pistolas de mano. No existe evidencia siquiera de que el arma de Mumia haya sido disparada esa noche. Hubo muchas oportunidades de analizar las manos de Mumia o la pistola para ver si ésta había sido disparada recientemente. Sin embargo, según la policía, tales análisis, que son un procedimiento de operación estándar, ¡nunca se hicieron! El oficial de vigilancia que afirmó haber recogido la pistola de Mumia, no la entregó por más de dos horas, dando tiempo más que suficiente para alterarla.
El informe del examinador médico declara que se disparó a Faulkner con una bala calibre .44, pero la pistola de Mumia era de calibre .38. Aunque el laboratorio criminalístico afirmó que el principal fragmento de bala extraído de la cabeza de Faulkner estaba demasiado dañado para someterlo a pruebas, el experto en balística del equipo de defensores lo negó. Un segundo fragmento de bala extraído de la herida de la cabeza simplemente desapareció sin dejar rastro.
La evidencia en la escena —fragmentos de bala, manchas de sangre, la ausencia de agujeros en la banqueta— refuta la afirmación de la fiscalía de que a Faulkner se le disparó repetidamente mientras yacía en el suelo. Los patrones de las balas son mucho más consistentes con varios tiradores, como testifica Beverly. El casquillo de una bala de cobre encontrado en la escena era inconsistente tanto con la pistola de Faulkner como con la de Mumia, lo cual sugiere que un arma diferente fue disparada. De manera similar, sangre de tipo O fue encontrada en la escena, pero tanto Faulkner como Mumia y Cook eran tipo A, sugiriendo que había otra persona y que fue herida. El ángulo de las propias heridas de Mumia es imposible si le dispararon mientras estaba parado sobre Faulkner, como afirmó la fiscalía. Sin embargo, las heridas de Mumia son consistentes con el testimonio de Beverly de que a Mumia le disparó un policía en la escena.
La “confesión”: el último eje del embuste fue la afirmación de que Mumia, yaciendo en un charco de sangre en el hospital a donde lo llevaron para tratarlo, gritó que le había disparado al policía. Sin embargo, el oficial de policía asignado a vigilar a Mumia ahí, reportó ese mismo día que Mumia “no hizo comentarios”. En realidad, estaba tan malherido, con un orificio de bala en un pulmón, y había sido tan golpeado por la policía en la calle y en el hospital, que no podría haber “gritado” nada. La fiscalía manufacturó la “confesión” en una reunión de mesa redonda con policías dos meses después del tiroteo.
Priscilla Durham, una guardia de seguridad, fue la única empleada del hospital que respaldó la mentira policiaca de la “confesión”. Kenneth Pate, el hermanastro de Durham, juró en 2003 que Durham dijo que los policías la presionaban para decir que Mumia confesó. Pate también dijo que Durham escuchó a Mumia decir “Déjenme, déjenme, intentan matarme”.
Mumia Abu-Jamal ha mantenido su inocencia siempre categóricamente. Como afirmó en una declaración jurada de 2001: “No le disparé al oficial de policía Daniel Faulkner. No tuve nada que ver con el asesinato del oficial Faulkner. Soy inocente... Nunca confesé nada porque no tenía nada que confesar.”
¡Movilizarse ya para liberar a Mumia!
El caso de Mumia Abu-Jamal es un ejemplo perfecto de la naturaleza de clase del estado capitalista. Su sistema de justicia está predispuesto hasta la médula por criterios de clase y raza. Los policías y los tribunales que incriminaron falsamente a este hombre inocente, la tumba en vida del sistema carcelario en el que está preso, el verdugo que está listo para matar: todos son instrumentos de la violencia organizada, empleada para preservar el dominio de la clase capitalista mediante la supresión forzada de la clase obrera y los oprimidos. Las demandas de un “nuevo juicio” que los liberales, las organizaciones que se autoproclaman socialistas, los nacionalistas negros y otros han planteado, han alimentado ilusiones de que puede haber justicia en los tribunales capitalistas. Esas ilusiones desmovilizaron a un movimiento de millones alrededor del mundo en defensa de Mumia.
Ha llegado la hora de reavivar la protesta masiva —nacional e internacionalmente— por Mumia. La libertad de Mumia no se ganará mediante la confianza en el sistema de “justicia” manipulado o en los políticos capitalistas, ya sean Demócratas, Republicanos o verdes. El poder que puede cambiar la marea es el poder de millones —trabajadores, juventud antirracista, abolicionistas de la pena de muerte— unidos en lucha para exigir la libertad de este hombre inocente. La movilización del movimiento obrero, cuyo poder social se deriva de su capacidad para detener la producción, es crucial para esta perspectiva. Como hemos afirmado desde que tomamos la defensa de Mumia a mediados de los años 80, lo que se necesita son acciones de frente unido, centradas en la clase obrera, que generen protestas efectivas a través de un espectro de creencias políticas, al tiempo que aseguran a todos el derecho a expresar sus propias opiniones.
Ha llegado el momento de hacer del caso de Mumia un llamado a la lucha contra la racista pena de muerte, contra la opresión de los negros, contra la represión gubernamental. Eleva tu voz y organízate ahora en tu sindicato, tu universidad, tu comunidad, para exigir: ¡Libertad a Mumia Abu-Jamal! ¡Abolir la racista pena de muerte!
El Partisan Defense Committee [Comité de Defensa Clasista] es una organización de defensa legal y social, clasista y no sectaria, que defiende casos y causas en el interés de todos los trabajadores. Tal propósito está de acuerdo con el programa político de la Spartacist League.
¡Únete a la campaña para liberar a Mumia Abu-Jamal!
¡Se necesitan fondos urgentemente para la defensa legal! Haz una contribución hoy, a nombre de la “National Lawyers Guild Foundation” [Fundación del Gremio Nacional de Abogados] (destinada a “Mumia”) y envíala a: Committee to Save Mumia Abu-Jamal, P.O. Box 2012, New York, NY 10159.
¡Organiza protestas! Aprueba resolutivos en tus sindicatos, universidades, organizaciones comunitarias y religiosas exigiendo la libertad de Mumia. Haz que tu sindicato u organización contribuya económicamente y se una a marchas y protestas por Mumia. Publicita el caso de Mumia en el periódico de tu sindicato u organización.
¡Corre la voz! Contacta al PDC para recibir copias de nuestro folleto, Mumia Abu-Jamal Is an Innocent Man! [¡Mumia Abu-Jamal es inocente!]. Este folleto arma a los activistas en la lucha por la libertad de Mumia con la evidencia explosiva que destruye completamente la maquinación de más de dos décadas de duración contra este elocuente luchador por la libertad negra. Está disponible por US $1/MX $3. Obtén el botón del PDC: “Free Mumia Abu-Jamal! Abolish the Racist Death Penalty!” [¡Libertad a Mumia Abu-Jamal! ¡Abolir la racista pena de muerte!]: US $1/MX $5 cada uno. Ordena el video del PDC, From Death Row, This Is Mumia Abu-Jamal [Éste es Mumia Abu-Jamal, desde la antesala de la muerte]: US $15/MX $75. El presente folleto, US $2/MX $10 por 25 ejemplares.
Haz tus pedidos y cheques al Partisan Defense Committee; envíalos a nuestra dirección en la Ciudad de Nueva York, que aparece enseguida.
Partisan Defense Committee:
Correo electrónico: [email protected]
P.O. Box 99, Canal Street Station, New York, NY 10013-0099 (212) 406-4252
P.O. Box 802867, Chicago, IL 60680-2867 (312) 563-0442
P.O. Box 77462, San Francisco, CA 94107-0462 (510) 839-0852
http://www.icl-fi.org/espanol/leaflets/mumia2006.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]